El significado de la bendición patriarcal recibida por Efraín y Manasés es mucho más amplio en la Traducción de José Smith de Génesis 48. Las anotaciones hechas por el Profeta José Smith a este capítulo de la Biblia expanden en forma significativa nuestro conocimiento sobre esta bendición profética por parte de su abuelo Jacob y proveen detalles relevantes que abarcan el papel de sus descendientes en nuestra dispensación.

La importante profecía de Jacob sobre Efraín y Manasés

Antes de bendecir a sus nietos, Jacob hizo a José una declaración profética sobre el carácter de ellos y le hizo comprender que la bendición que daría no sería solamente para ellos, sino que se extendería hasta sus descendientes, que jugarían un importante papel en la historia de los últimos días. Jacob explicó a José que, en adelante, no serían llamados solamente como tribu de José, sino que recibirían un lugar entre las tribus de Israel. Más adelante, al estudiar el orden de marcha de Israel y la repartición de terrenos en la tierra prometida, veremos cómo este lugar se volvió realmente importante.

Jacob explicó a José que sus hijos serían bendecidos de manera especial como un cumplimiento de las visiones que José había tenido en su juventud, y que así como José había salvado a su padre y a sus hermanos del hambre en sus días, en los últimos días sus descendientes también librarían nuevamente a las tribus de Israel.

Comparación lado a lado entre la Biblia y la Traducción de José Smith

Para facilitar la comprensión de estas anotaciones te propongo un estudio “lado a lado”. Primeramente colocaré la bendición de Jacob a Efraín y Manasés, tal como se encuentra en la Biblia Reina Valera SUD. Seguidamente, colocaré el pasaje que representa la misma bendición, tal como fue anotado por el Profeta en la Versión Inspirada.

La profecía de Jacob sobre Efraín y Manasés (Biblia RVSUD)

Y ahora tus dos hijos, Efraín y Manasés, que te nacieron en la tierra de Egipto, antes que viniese a ti a la tierra de Egipto, míos son; como Rubén y Simeón, serán míos.

Y los que después de ellos has engendrado serán tuyos; por el nombre de sus hermanos serán llamados en sus heredades.

La profecía de Jacob sobre Efraín y Manasés (Traducción de José Smith)

Y ahora, tus dos hijos, Efraín y Manasés, que te nacieron en la tierra de Egipto, antes que viniese a ti a la tierra de Egipto; he aquí, míos son, y el Dios de mis padres los bendecirá; como Rubén y Simeón serán bendecidos, porque míos son; por lo cual, por mi nombre serán llamados. (Así que fueron llamados Israel).

Y los que después de ellos has engendrado serán tuyos; por el nombre de sus hermanos serán llamados en sus heredades, en las tribus; por tanto, fueron llamados las tribus de Manasés y de Efraín.

Y Jacob dijo a José: Cuando el Dios de mis padres se me apareció en Luz, en la tierra de Canaán, él me juró que me daría a mí, y a mi descendencia, la tierra por heredad perpetua.

Por tanto, oh hijo mío, me ha bendecido al levantarte para que me seas por siervo, salvando a mi casa de la muerte;

al librar a mi pueblo, tus hermanos, del hambre que era grave en la tierra; por lo cual el Dios de tus padres te bendecirá, así como al fruto de tus lomos, de modo que benditos serán sobre tus hermanos y sobre la casa de tu padre;

10 porque tú has prevalecido, y la casa de tu padre se ha inclinado ante ti, así como te fue mostrado antes que fueses vendido para Egipto por las manos de tus hermanos; por lo que tus hermanos se inclinarán ante ti, de generación en generación, ante el fruto de tus lomos para siempre;

11 porque tú serás una luz a los de mi pueblo, para librarlos de la esclavitud en los días de su cautividad; y para traerles la salvación, cuando estén completamente oprimidos por el pecado.