“¿Es posible imaginar lo tentador que habrá sido para esos pioneros quebrantar el día de reposo? Su supervivencia dependía de los alimentos que pudieran plantar y cosechar. Sin embargo, sus lideres les aconsejaron que ejercieran fe en las promesas del Señor y respetaran el día de reposo.
“¿Cuales son las promesas y las bendiciones del Señor para quienes honren el día de reposo no haciendo compras el domingo? La sección 59 de Doctrina y Convenios y, en el Antiguo Testamento, el capitulo 26 de Levítico, nos hacen promesas similares: la abundancia de la tierra será nuestra, la lluvia bendecirá la tierra y esta rendirá sus productos, habrá paz en la tierra y Dios magnificara a su pueblo fiel, se volverá a el y afirmara su pacto con el.”

Bibliografía

•    Earl C. Tingey, “Las compras en el día de reposo”, Liahona. mayo de 1996