Vivimos en un mundo muy peligroso que amenaza las cosas espirituales. La familia está siendo atacada por fuerzas visibles e invisibles. Debemos vivir de tal manera que el adversario no se infiltre en los hogares.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, agrega tu comentario!
Por favor, escribe aquí tu nombre