Vivimos en un mundo muy peligroso que amenaza las cosas espirituales. La familia, la organización básica en esta vida y en la eternidad, está bajo el ataque de fuerzas visibles e invisibles. El adversario está en acción; su objetivo es causar daño. Si debilita y destruye a la familia, habrá triunfado.

2 COMENTARIOS

  1. Qué honor el que me ha hecho con su seguimiento, mi hermano. Abrazo incrementado.

  2. estimado hermano Marichal..le sigo hace mucho tiempo…gracia ´por u enseñanzas ..un abrazo.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here