Las hijas de Lot y el origen de los moabitas

Es importante para la comprensión del Antiguo Testamento familiarizarse con el origen y desarrollo de las naciones que eran vecinas al pueblo de Israel y que intervinieron en su desarrollo. Esta semana compartiré contigo algunos pasajes que hablasn sobre las hijas de Lot y sobre el origen y desarrollo de Moab, necesario principalmente para la mejor comprensión del libro de Rut.

La destrucción de Sodoma y Gomorra

En Génesis tenemos un pasaje un poco difícil de entender. Seguramente recordarás que, cuando el Señor dispuso la destrucción de Sodoma y Gomorra, Lot y su familia fueron rescatados por ángeles, quienes les dijeron que debían salir de la ciudad. Desgraciadamente, los futuros esposos de sus hijas, que eran casi los yernos de Lot, no quisieron escuchar. Por su parte, la mujer de Lot no obedeció todas las instrucciones que le fueron dadas por los ángeles. Su cuerpo huía de la ciudad, pero su corazón aún estaba en ella. Por eso, volteó con añoranza, quedando convertida en estatua de sal.

Eso fue durante el momento en que “Jehová hizo llover sobre Sodoma y sobre Gomorra azufre y fuego” (v. 24). Esta destrucción cubrió no sólo las ciudades, sino toda la llanura, lo cual debió ser un espectáculo aterrador e impresionante. Abraham, que estaba muy lejos, miró en esa dirección “y he aquí que el humo subía de la tierra como el humo de un horno” (v. 28).

También lee
Los 5 discursos principales del evangelio de Mateo

Tras la destrucción, Lot buscó refugio en el monte, “porque tuvo miedo de quedar en Zoar” (la población más cercana). Allí pasó unos días con sus hijas.

El desconcierto de las hijas de Lot

Quizás impresionadas por la pérdida tan repentina de sus futuros esposos, de su madre y por el espectáculo terrible de destrucción, y con el pensamiento de que el suyo era el único grupo sobreviviente, así como imbuidas por una fuerte cultura de preservación (que incluía, muy posiblemente, una forma de ley del levirato), las hijas de Lot se pusieron de acuerdo entre ellas para tener descendencia de su padre. Bueno, esa parte no es bonita, pero la Biblia no nos la oculta y, en realidad, por razones que después te serán evidentes, es más que necesario conocerla.

Orígenes, uno de los primeros escritores cristianos, argumenta que esta acción, tan desconcertante para nosotros, no pudo ser resultado de un vicio, pues nunca fue repetida. Es evidente que el único propósito de las hijas de Lot era la concepción, y esto debió ser guiado por la falsa noción de que no podía lograrse de otra manera. La hija mayor expresó algunos de sus temores: su padre ya era viejo, por lo que no tendria más hijos, y ella pensaba que ya “no queda(ba) varón en la tierra” (v. 31). Para llevar a cabo su desesperado plan, las hijas de Lot emborracharon a su padre a fin de que él no fuera consciente, por lo cual él no se dio cuenta de lo que había sucedido.

También lee
Lo que tú ya deberías saber sobre el nombre de Belén

El origen de los moabitas y los amonitas

Y aquí viene el pasaje que me interesa en realidad compartir con ustedes, según aparece en nuestra Biblia Reina Valera SUD. Y es éste:

Génesis 19:36–38
36  Y las dos hijas de Lot concibieron de su padre.

37  Y dio a luz la mayor un hijo, y llamó su nombre Moab, el cual es padre de los moabitas hasta hoy.

38  La menor también dio a luz un hijo, y llamó su nombre Ben-ammi, el cual es padre de los amonitas hasta hoy.

(Antiguo Testamento | Génesis 19:36–38)

Aquí tienes: el origen de dos pueblos completos. El pueblo de Moab y el pueblo de Amón.

Tanto el nombre de Moab como el nombre Ben-ammi refuerzan la intención principal de las hijas de Lot: la preservación de la familia. El nombre Moab significa “del padre” (Calmet agrega que significa “las aguas del padre”). El nombre Ben-ammi significa “el hijo de mi pueblo”.

La importancia de los moabitas y amonitas

Quizás te preguntes por qué es esto importante. Hablaremos en los próximos días brevemente sobre Moab y sobre el pueblo de los amonitas. Te adelantaré que esta comprensión te ayudará a entender mejor el libro de Rut, pero, por sobre todo, te ayudará a entender mejor la genealogía de Jesucristo, y verás una dimensión que quizá no habías revisado sobre la trascendencia y universalidad de su misión.