Portada » Reflexiones SUD » Ayudas visuales para comprender la vida de Gordon B. Hinckley
Gordon B. Hinckley

Una reseña para un estudio breve de la vida de Gordon B. Hinckley, junto con ayudas visuales que te ayudarán a comprenderla y enseñarla con mayor facilidad.

Durante el año 2017, tanto en la reunión de Sacerdocio como en la de Sociedad de Socorro, se estudiarán la vida y enseñanzas de Gordon B. Hinckley, en la colección “Enseñanzas de los Presidentes de la Iglesia”. Este manual, que ya está publicado en línea y que también puedes descargar gratis en la Biblioteca del Evangelio, contiene 25 lecciones y se estará estudiando los segundos y terceros domingos de cada mes.

Con el objeto de facilitar tu estudio, deseo compartirte algunas de mis notas sobre la biografía del presidente Gordon B. Hinckley, ya que rara vez se estudia en clase y puede ampliar muchísimo tu comprensión. Soy una persona sumamente visual, y mi método de estudio es elaborar diagramas, así que elaboré esta cronología que puede serte muy útil para captar, de un solo vistazo, la duración y las relaciones entre los diferentes eventos que se mencionan en la “Reseña histórica” del manual.

La cronología se compone de dos gráficas, el “Vistazo general a la vida del presidente Gordon B. Hinckley” y el resumen de las “Obras del Presidente Gordon B. Hinckley” durante su administración como presidente de la Iglesia. En ambos casos te comparto mis anotaciones. Comenzamos, pues.

Vistazo general a la vida del Presidente Gordon B. Hinckley

Aunque puedes (y debes) leer la “Reseña histórica”, el propósito de este diagrama es acelerar tu comprensión inicial. Debes compararlo con la “Reseña histórica” y usarlo para establecer relaciones entre los eventos de la vida de Gordon B. Hinckley, así como la duración de los eventos. Tras de la gráfica te comparto mis observaciones.

Vida del presidente Gordon B Hinckley

Vida del presidente Gordon B Hinckley

Primeros años de la vida de Gordon B. Hinckley

Primero que nada, Gordon B. Hinckley nació con el siglo… o casi, apenas una década después. Él nace a mitad de año, el 23 de junio de 1910. En sus memorias él habla mucho sobre el momento en que adquirió un testimonio del Profeta José Smith, durante una reunión de sacerdocio. Fue cuando tenía 12 años de edad y había sido ordenado como diácono. Eso fue, como podrás suponer, en 1922. Una vez que hemos ubicado esa fecha (1922), no deja de llamar la atención que exactamente diez años más tarde, en 1932, Gordon B. Hinckley se convirtiera en graduado universitario.

El inicio del servicio en la Iglesia

Un año después de graduarse en la Universidad, el élder Hinckley sale a una misión en la Unión Europea. Es asignado exclusivamente a Inglaterra. El servicio misional del élder Gordon B. Hinckley es significativo no sólo por lo que representa una misión en sí, sino por los desafíos que enfrentó antes de salir (en medio de la crisis financiera de la Gran Depresión) y el tipo de asignaciones que recibió durante la misma. En la sección “La vida y el ministerio de Gordon B. Hinckley” tú puedes ver que fue durante la misión donde solidificó realmente su conversión. Y verás también que fue allí donde trabajó directamente al servicio de un apóstol, el élder Joseph F. Merrill, lo cual le sirvió para establecer el fundamento de conocimiento, servicio y liderazgo que le sería útil por el resto de su vida.

Gordon B. Hinckley comienza a trabajar para la Iglesia

De regreso de su misión, el élder Merrill le pidió que diera un informe sobre su misión ante la Primera Presidencia de la Iglesia. Eso lo hizo el 20 de agosto de 1935, y sí fue que conoció al presidente Heber J. Grant y a sus consejeros, J. Reuben Clark, Jr. y David O. McKay. Una reunión programada inicialmente en 15 minutos se convirtió en una de 75 debido al interés que suscitó cuando planteó ciertas necesidades que él había notado sobre las publicaciones de la Iglesia y se le dio oportunidad de compartir sus propuestas. Dos días más tarde el presidente McKay le invitó a trabajar para la Iglesia como secretario ejecutivo del Comité de Radio, Publicidad y Literatura Misional de la Iglesia. Allí trabajaría de cerca con seis miembros del Quórum de los Doce. Si ves el diagrama, esta fue una asignación larga, que se extendió durante nueve años.

Durante ese tiempo, aprovechó para sellarse con Marjorie Pay, su novia desde antes de que saliera a la misión.

La proyección de su servicio en la Iglesia

Por tres años, de 1943 a 1945, Gordon B. Hinckley hizo una pequeña pausa para trabajar como ayudante del superintendente del ferrocarril. Pero en 1945 volvió a trabajar en la Iglesia, supervisando las operaciones del Departamento Misional, donde se quedó nada menos que por 14 años. Durante ese lapso, le tocó supervisar la elaboración de la película que se usaría de allí en adelante para las sesiones de investidura del templo. También durante ese tiempo tendría un llamamiento como presidente de estaca, por dos años, de 1956 a 1958.

Pero en 1958 dejó de servir a nivel local solamente para comenzar a trabajar directamente al servicio de los apóstoles, al ser llamado como Ayudante de los Doce, donde permanecería por 3 años y medio.

El llamamiento de Gordon B. Hinckley como apóstol

En 1961, Gordon B. Hinckley se convertiría él mismo en un miembro del Quórum de los Doce Apóstoles de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días. Si crees que fueron muchos los 9 años que había servido antes como secretario ejecutivo del Comité de radio, publicidad y literatura de la Iglesia o los 14 que pasó supervisando las operaciones del Departamento Misional, tendrás que considerar los casi 20 años que duró su servicio en el apostolado, entre 1961 y 1981. ¡Qué asombrosa cantidad de experiencia, al lado de algunos de los mejores maestros que han existido en la historia de la Iglesia!

La experiencia de Gordon B. Hinckley como consejero en la Primera Presidencia

Sin embargo, el Señor tenía preparado aún más aprendizaje para Gordon B. Hinckley, ya que a partir de 1981 él serviría como consejero en la Primera Presidencia. Primero sirvió como consejero al Presidente Spencer W. Kimball. Así, consejero a secas. Ocurre que fue una de esas raras ocasiones en que ha habido más de dos consejeros en la Primera Presidencia. Pero después fue 2° consejero del Pte. Kimball y, a partir de allí, no saldría de la Primera Presidencia. Fue luego 1° consejero del Pte. Ezra Taft Benson y otra vez 1° consejero del Pte. Howard W. Hunter. En total fue consejero en la Primera Presidencia por nada menos que (¡imagínate!) 26 años y medio, sirviendo consecutivamente a tres presidentes de la Iglesia. Bueno, ya sumado todo ese servicio, es alguito de preparación para el futuro presidente de la Iglesia, ¿no crées?

El llamamiento de Gordon B. Hinckley como presidente de la Iglesia

Toda esa experiencia sumada cobró un nuevo significado cuando, al morir el presidente Howard W. Hunter en 1995, el élder Gordon B. Hinckley resultó ser el apóstol de mayor antigüedad, con lo que fue elegido como Presidente de la Iglesia, según el sistema de sucesión que se ha observado en la Iglesia desde el pte. Wilford Woodruff en adelante.

Bien, habiendo visto la forma en que el Señor le preparó antes de su servicio como Profeta, veamos en mayor detalle las obras que Dios realizó a través de él durante su estadía como Presidente de la iglesia.

Las obras de Gordon B. Hinckley como presidente de la Iglesia

El presidente Gordon B. Hinckley se caracterizó por su trato afable y cordial. Especialmente, hizo relaciones con la prensa, con el gobierno y con otras entidades que favorecieron la difusión positiva de la Iglesia entre la opinión pública. Y, aquí está lo extraordinario, después de todo el servicio que había prestado antes, aún duró 12 años y 10 meses más sirviendo como Presidente de la Iglesia. Durante ese tiempo, en que se convirtió en familiar y entrañable para todos los miembros, el presidente Gordon B. Hinckley hizo varias cosas realmente memorables. El siguiente diagrama te servirá para dar seguimiento al momento en que ocurrió cada una de ellas mientras las voy mencionando un poco más abajo:

Vida del presidente Gordon B Hinckley

Obras de Gordon B. Hinckley como presidente de la Iglesia

  • Durante la administración del pte. Hinckley se expidieron dos de los documentos más importantes en la historia de la Iglesia: “La familia, una proclamación al mundo”, que es todo un estándar en cuanto al concepto de la familia y “El Cristo Viviente: el testimonio de los Doce Apóstoles”.
  • La dedicación del templo de Hong Kong fue sólo la primera de 77 que se realizarían durante su presidencia, dedicando él, personalmente, 63 de ellos.
  • Ha sido siempre memorable y muy comentada su aparición en el conocido programa “60 minutos”, con Larry King. Ese fue uno de tantos esfuerzos que ayudaron a dar difusión y a colocar en alto el nombre de la Iglesia.
  • Para febrero de 1996, la cantidad de miembros de la Iglesia fuera de los Estados Unidos superó a la de adentro de los Estados Unidos.
  • En 1997 la organización de los Setenta se vio enriquecida con la adición de tres nuevos Cuórums de Setenta.
  • Se le recuerda mucho por su plan para la construcción de templos pequeños, que facilitó en gran manera llevar templos a varias naciones del mundo. Durante su gestión se rebasó el número de 100 templos en funcionamiento. Mención especial debe recibir la dedicación del templo de Nauvoo, de particular importancia histórica para la Iglesia.
  • También se le recuerda por la creación del Fondo Perpetuo para la Educación, la dedicación de un nuevo Centro de Conferencias, la participación de Salt Lake City en las olimpiadas y la creación de Reuniones Mundiales de Capacitación de Líderes.
  • Durante la gestión de Gordon B. Hinckley la cantidad de miembros de la Iglesia rebasó los trece millones.

Conclusión

Si viviste durante el tiempo de Gordon B. Hinckley, las anotaciones anteriores de seguro te han removido cantidad de recuerdos, todos entrañables y atesorables, sobre momentos que deben de serte inolvidables. Fue un presidente dinámico, longevo, constante. Mis hijos lloraron su muerte y toda mi familia le extraña. Estaremos gozosos de abordar el estudio de su vida y enseñanzas con la intención de recordarlas y adoptarlas. Espero que los diagramas anteriores te hayan servido primero para comprender su vida y luego para poder con mayor facilidad transmitirla. También espero que hayas sumado a las mías tus propias observaciones, guiadas por el Espíritu Santo.

Gracias por acompañarme hasta aquí. Si el artículo te gustó y lo consideras útil compártelo para que otros puedan disfrutarlo. Y no olvides, debajo de este artículo, registrar también tus opiniones.