Por qué la comprensión debe estar respaldada por la acción

    0
    102
    Pasar de la comprensión a la acción

    ​ Hoy deseo compartir contigo algunas de las bellas reflexiones de C. S. Lewis. Ateo por convicción durante muchos años, C. S. Lewis comenzó a encontrar fracturas en la aparente solidez de razonamiento del ateísmo. Eso le llevó a investigar, lo que resultó no sólo en su conversión a la fe cristiana, sino en su resolución para defender la misma.

    El conocimiento doctrinal no basta

    En su libro «God in the Dock» [Dios en el banquillo de los acusados], C. S. Lewis expone algo que nos puede servir a los Santos de los Últimos Días en nuestros esfuerzos por aprender el Evangelio. Hablando de la relación entre las leyes del universo y la Causa Primera, es decir, Dios, él dice:

    »Suma cincuenta centavos con otros cincuenta y tendrás un dólar. Pero a pesar de ser una matemática correcta, esa matemática no pondría ni un solo dólar en tu bolsillo».

    Con esto, C. S. Lewis implica que el conocimiento solo no basta. Él aplica esto al conocimiento de las leyes universales, pero, si lo miras bien, es igualmente aplicable al conocimiento del evangelio. C. S. Lewis continúa diciendo:

    »Es solamente la acción del hecho lo que da a las leyes algún efecto al que pueden aplicarse. Estas son meramente marcos vacíos».

    Llevándolo al marco del evangelio de Cristo, el conocimiento solo de las doctrinas y principios del evangelio, por más abundante y certero que sea, no te dará la vida eterna. Es la conversión a Cristo, a través del cambio de tu comportamiento y de tu naturaleza misma, lo que te hará una criatura nueva en Cristo y generará la vida eterna.

    C. S. Lewis y la forma como Dios escucha nuestras oraciones

    Un detalle curioso sobre esta cita es la forma en que C. S. Lewis discurre que el Padre Celestial es capaz de escuchar y contestar a todas nuestras oraciones:

    «Él es el que llena ese marco —no de vez en cuando, ni en ocasiones providenciales, sino cada momento. Y Él, desde su ventajosa posición fuera del tiempo puede, si es que quiere, tomar todas las oraciones que los fieles expresan y hacerlas obrar dentro de los acontecimientos complejos que ocurren en la historia del universo. Seguro es que lo que llamamos “oraciones futuras” siempre son plegarias presentes para Él que está fuera del tiempo»C. S. Lewis, God in the Dock (Dios en el banquillo de los acusados)