La historia de amor de Jacob y Rebeca es una de las más extraordinarias en las escrituras.
La historia de amor de Jacob y Rebeca es una de las más extraordinarias en las escrituras.

El encuentro de Jacob con la familia de su tío materno, en Génesis 29, es conmovedor. A la primera persona que Jacob encuentra de la familia es a Raquel, y la conoce brindándole servicio. La familia le recibe con gozo y por un mes Jacob sirve a su tío Labán sin mayores ambiciones (Génesis 26:1–14). Las complicaciones surgen cuando Labán reconoce que Jacob es buen trabajador y le pregunta cuál quiere que sea su salario. Jacob, que había ido con la intención de buscar esposa, le sorprende pidiéndole la mano de Raquel a cambio de siete años de su servicio. Tras el acuerdo, Jacob sirve lealmente los siete años acordados. La escritura dice que los siete años “le parecieron como pocos días, porque la amaba”. Sin embargo, al término del plazo acordado, Jacob se lleva un desencanto cuando descubre que Labán le ha engañado al darle a otra hija suya, Lea, por esposa en vez de Raquel, con el pretexto de que esa es la costumbre del lugar. Jacob obtiene también a Raquel por esposa al cabo de una semana, pero para ello debe comprometerse a servir a Labán por otros siete años (Génesis 29:15–30).

En los versículos finales de Génesis 29 se inicia una peculiar competencia entre ambas hermanas, Raquel y Lea. Ambas desean dar a Jacob mayor número de hijos que la otra. Aquí se documenta el nacimiento de los cuatro primeros hijos de Lea: Rubén, Simeón, Leví y Judá (Génesis 29:31–35).

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here