La búsqueda individual de la verdad fue el tema del discurso de la sesión del sacerdocio del élder David F. Evans, Setenta Autoridad General, quien habló de las muchas preguntas que tenía sobre la Iglesia cuando era joven.

“Algunas de mis preguntas eran sinceras”, dijo. “Otras no lo eran y reflejaban las dudas de otros”.

Su madre, dijo, nunca lo cuestionó. Ella escuchaba y trataba de contestar. Cuando sentía que había hecho todo lo posible y que todavía tenía preguntas, decía algo así como: “David, esa es una buena pregunta. Mientras estás buscando y leyendo y orando por la respuesta, ¿por qué no haces las cosas que sabes que debes y no haces las cosas que sabes que no deberías?

Eso se convirtió en el método, dijo, de su búsqueda de la verdad.

“A través del estudio, la oración y el cumplimiento de los mandamientos he encontrado que hay respuestas a todas mis preguntas importantes”, dijo. “También encontré que para algunas preguntas, la fe continua, la paciencia y la revelación son necesarios”.

El élder Evans dijo que llegó un tiempo temprano en su misión cuando sabía que tenía que saber si la Iglesia era verdadera y si José Smith era un profeta de Dios.

“Para recibir lo que estaba en el Libro de Mormón, necesitaba leerlo”, relató. Comenzó al principio y leía todos los días. Dijo que después de leer el libro entero, Dios le manifestó la verdad de él por el poder del Espíritu Santo.

Más tarde, llegó a saber que la constante nutrición y el esfuerzo continuo para arrepentirse y guardar los mandamientos son necesarios para que ese sentimiento nunca se vaya.

“A lo largo de los años”, dijo, “he pedido a misioneros y jóvenes de todo el mundo cómo comenzaron en su esfuerzo personal para buscar la verdad y obtener un testimonio. Casi sin excepción, responden que su propio esfuerzo para obtener un testimonio personal comenzó con la decisión personal de leer el Libro de Mormón desde el principio y preguntarle a Dios si es cierto. Al hacerlo, optaron por “actuar” en lugar de ser “actuados” por las dudas de los demás “.

Sigue aprendiendo
Pedro predica y es arrestado