Después de los cierres, los misioneros que hayan entrado a cualquiera de esos centros serán capacitados en uno de los restantes 13 centros de capacitación misional que hay en el mundo.

Tanto el Centro de Capacitación de Chile como el de España, son edificios propiedad de la Iglesia que también sirven para otras funciones, tales como hospedaje para participantes del templo. La Iglesia decidirá el mejor uso futuro para estos espacios.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, agrega tu comentario!
Por favor, escribe aquí tu nombre