Introducción: una correlación entre Génesis y la Perla de Gran Precio

Hace un tiempo, una de las jóvenes del barrio se me acercó diciendo que quería saber cómo se relacionaba la Perla de Gran Precio con el libro de Génesis. Su deseo era leer las historias de la Creación y la Caída, relacionándolas entre sí en los tres libros (Génesis, Moisés y Abraham). Mi respuesta, un tanto apresurada, fue que los libros de Moisés y Abraham se relacionan con los capítulos del 1 al 6 de Génesis y que si leía estos capítulos podría relacionarlos fácilmente. Bien, aunque mi respuesta no fue precisamente mala, sí fue proporcionada de memoria y un tanto irreflexiva, de lo que me di cuenta inmediatamente. Hice una nota mental en aquella ocasión, prometiéndome revisar lo que había respondido para mejorar mi respuesta. Y esto es lo que hoy haremos juntos.

Dar una mejor respuesta a la pregunta de esta joven implica hacer una revisión a la manera como se relacionan los libros de Moisés y Abraham, en la Perla de Gran Precio, con el libro de Génesis, en la Biblia.

Dos advertencias preliminares

  1. Lo primero que uno tiene que notar es que los libros de la Perla de Gran Precio no siguen estrictamente la secuencia de la Biblia. En cuanto a orden, están al revés, ya que Abraham vivió primero que Moisés. Sin embargo, la razón por la que el libro de Moisés se cita primero que el de Abraham en la Perla de Gran Precio tiene más que ver con la historia de la Creación, como veremos pronto.
  2. Lo siguiente que uno debe notar es que la correspondencia entre los capítulos de la Biblia y los de la Perla de Gran Precio no es exacta, ya que tanto el libro de Moisés como el de Abraham expanden el conocimiento proporcionado en el Génesis. Ambos libros contienen capítulos introductorios y otros con información revelada que no se encuentra directamente en la Biblia. Por otra parte, no todos los capítulos iniciales del Génesis se relacionan con la Perla de Gran Precio.

Una concordancia entre los libros de Génesis, Moisés y Abraham

Para simplificar la tarea, pongamos lado a lado los capítulos de los tres libros que queremos comparar, para ver cómo se relacionan entre sí. Hagámoslo a nivel de capítulo, sin entrar a nivel de versículo para no complicarnos demasiado. Hice el siguiente diagrama en Excel.

Con este diagrama a la mano saltan a la vista las siguientes conclusiones:

  1. El libro de Moisés es el que más se relaciona con los primeros seis capítulos de la Biblia. Los capítulos 1 y 7 de Moisés, sin embargo, contienen información complementaria, revelada por el Señor, que no se encuentra en la Biblia. Los capítulos 1-6 del Génesis se relacionan con tres historias: La Creación (Génesis 1-2), la Caída (Génesis 3-5) y el inicio del Diluvio (Génesis 6).
  2. El libro de Abraham se relaciona en ese respecto únicamente con los capítulos 1-2 de Génesis. Es decir, con la historia de la Creación únicamente.
  3. El libro de Abraham se relaciona, además, con los capítulos 11 y 12 de Génesis, que son aquellos con los que comienza la historia de Abraham como personaje (Génesis 12-25). Sin embargo, el capítulo 3 del libro de Abraham contiene información revelada complementaria que no se encuentra directamente en la Biblia.

 Un método para recordar fácilmente

Como un producto colateral de estas observaciones, encontré un método que nos ayudará, a ti y a mí, a recordar fácilmente el punto en que coinciden los tres libros. Como verás, aunque tratan diferentes historias, los tres coinciden en la historia de la Creación. Es muy interesante compararlos, pues aunque los tres relatan la Creación, cada uno lo hace desde una perspectiva diferente. Pero lo que quiero hacerte notar hoy es este pequeño truco de mnemotecnia (técnica de la memoria). Esta es otra forma de representar los capítulos de cada libro que hablan de la Creación:

¿Te das cuenta? Hay un patrón allí que nos puede servir para asentar la memoria. Expresémoslo así en voz alta: “Los capítulos 1 y 2 de Génesis encuentran información adicional en los capítulos 2 y 3 de Moisés y en los capítulos 4 y 5 de Abraham”. Si has observado lo anterior, parece que estuviéramos contando del uno al cinco. Con un repaso breve, esto puede ser muy fácil de recordar.

Los capítulos sobre la vida de Abraham

En cuanto la coincidencia de Génesis y el libro de Abraham, en lo que se refiere a la vida de Abraham, observa este otro patrón.

Digámoslo en voz alta otra vez: “Los capítulos 11 y 12 de Génesis se relacionan con los capítulos 1 y 2 del libro de Abraham”. Nota que sólo tenemos que restar 10 para encontrar los capítulos correspondientes. Interesante, ¿no?

Conclusión: podemos recordarlo

La analogía que hemos hecho no es para nada perfecta y si nos fuéramos a nivel de versículo encontraríamos varios detalles para comprobar su imperfección. Pero esta “vista de pájaro” nos ha servido para comprender el panorama general y encontrar las coincidencias generales, lo cual nos será muy útil antes de pasar a complicarnos y maravillarnos con los detalles.

Y hemos conseguido algo verdaderamente importante. Con sólo posar nuestra vista sobre los diagramas anteriores unos breves segundos habremos hecho un repaso que nos asegurará no olvidar lo aprendido. Hemos visto cuáles son los capítulos del Génesis que tienen relación directa con la Perla de Gran Precio y cuáles no, cuáles historias se abarcan y cómo recordar cuáles son los capítulos que están relacionados. Los trucos como este te ayudarán a fortalecer la memoria y a encontrar patrones que facilitarán en gran manera tu estudio de las escrituras y, además, estaremos enseñando con más eficacia porque ¡podremos dar una mejor respuesta a otra jovencita que se nos acerque con la misma pregunta! Qué bueno es haber descubierto esto antes de que se nos acerque :).

1 COMENTARIO

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.