James E. Talmage
James E. Talmage

Sus enérgicas ilustraciones—de que si uno es herido en la mejilla, debe volver la otra al que lo hirió; que si un hombre despoja a otro de su túnica en un litigio, éste debe permitir que se lleve la capa también; que si uno es obligado a llevar la carga de otro por una milla, debe estar dispuesto a ir dos; que uno debe tener buena disposición para dar o prestar, según lo solicitado—no deben entenderse en el sentido de que se está recomendando una sumisión servil a demandas injustas, ni como abrogación del principio de la defensa propia. Estas instrucciones fueron principalmente para los apóstoles, quienes profesamente iban a dedicarse a la obra del reino con exclusión de todos los demás intereses.

Suscríbete al boletín de los biblicomentarios