La raíz hebrea “Ab” significa “padre” en el sentido literal pero, por extensión, puede ser utilizada para significar un ancestro, o bien una figura de autoridad. Así, por ejemplo, puede significar en ocasiones “principal” o “jefe”. Se encuentra, generalmente como prefijo, en muchos nombres hebreos. Por ejemplo, Abraham (“padre de multitudes”) y Absalón (“padre de paz”). Una derivación es la raíz “abi”, que también significa “padre” y que es empleada de la misma forma.

Bibliografía

  1. Strong’s Hebrew and Greek Dictionaries