Introducción

Me encanta descubrir patrones o sistemas en las Escrituras que ayudan a facilitar la retención en la memoria de los principios contenidos en ellas. Hoy daremos un vistazo a uno de estos patrones sencillos. Percibirás que existe un propósito en la mente de Dios al plasmar las Escrituras tal como han llegado a nosotros y apreciarás, después de esto, mucho más el libro de Levítico. Si te parece bien, ven conmigo y vamos a verlo.

El esquema básico de los Diez Mandamientos

Cuando se le preguntó cuál es el gran mandamiento en la ley [de Moisés], el Salvador presentó un resumen de sólo dos grandes mandamientos.

35 Y uno de ellos, intérprete de la ley, preguntó para tentarle, diciendo:

36 Maestro, ¿cuál es el gran mandamiento de la ley?

37 Y Jesús le dijo: Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma y con toda tu mente.

38 Este es el primero y grande mandamiento.

39 Y el segundo es semejante a este: Amarás a tu prójimo como a ti mismo.

40 De estos dos mandamientos dependen toda la ley y los profetas.

(Nuevo Testamento, Mateo 22:35–40 • NT, p. 1550)

Cuando Jesucristo dijo “la ley y los profetas” se refería al Antiguo Testamento. “La ley” era el nombre con el que los judíos se referían a los cinco libros de Moisés, el Pentateuco. Pues bien, al hacer esta declaración, Jesucristo resumió de manera magnífica los Diez Mandamientos.

Los primeros cuatro de los Diez Mandamientos se refieren al amor a Dios (Exodo 20:1-11; Deuteronomio 5:6-15), mientras que

Los últimos seis de los Diez Mandamientos se refieren al amor al prójimo (Exodo 20:12-17; Deuteronomio 5:16-21).

Esta es la manera en que se encuentran divididos los Diez Mandamientos. Estudiándolos así también podemos recordarlos fácilmente.

El esquema básico del libro de Levítico

De manera muy interesante, el libro de Levítico puede dividirse de manera muy semejante.

• Los capítulos del 1 al 17 del libro de Levítico (Levítico 1-17) muestran de qué manera esperaba Dios que Israel le adorara, en tanto que

• Los capítulos del 18 al 27 del libro de Levítico (Levítico 18-27) se dirigen principalmente a la regulación del comportamiento social de los israelitas, la manera en que debían tratarse unos a otros.

De esta manera, podemos apreciar la relación estrecha que existe entre el libro de Levítico y los dos grandes mandamientos, con lo cual se relaciona, a su vez, con los Diez Mandamientos.

Conclusión

Nunca dejará de sorprendernos la forma en que Dios ordena todos sus pensamientos y lleva esa estructura a su palabra. Observar la manera en que estan estructuradas las Escrituras es como dar un vistazo, aún superficialmente, al pensamiento de Dios y vislumbrar su amplitud y perfección. La relación de la estructura del libro de Levítico con los dos grandes mandamientos nos permitirá recordar dicha estructura más fácilmente, pero además nos ayudará a comprender el propósito de este maravilloso libro, cuya objetivo declarado es la santificación del pueblo de Dios.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, agrega tu comentario!
Por favor, escribe aquí tu nombre