Una reciente actualización a las normas de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, del 23 de agosto de 2017, permite ahora que los hombres solteros mayores de 30 años y los divorciados puedan servir libremente como obreros en el templo. Anteriormente, los hombres y mujeres divorciados tenían que pasar por un periodo de espera antes de poder servir como obreros de ordenanza, mientras que los hombres solteros sólo podían servir como obreros de ordenanza en el templo hasta la edad de 30 años.

La actualización enviada a los presidentes de templo establece que ahora es posible que los hombres y mujeres solteros de 31 años y mayores, así como los miembros divorciados, sirvan en cualquiera de los 157 templos que existen alrededor del mundo, sin tener que pasar por un periodo de espera, según lo reporta el periódico Deseret News en su edición del 24 de agosto de 2017.

Esta actualización de las normas brindará mayores oportunidades de servicio a los miembros solteros y divorciados de la Iglesia. El templo se considera entre los miembros de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días como “la Casa del Señor”, tal y como se consideraba en los tiempos bíblicos, y se realizan en el ordenanzas que preparan a las familias para estar unidas no sólo por el tiempo de esta vida, sino por toda la eternidad. El servir como obrero en el templo es una de las oportunidades más honrosas en la Iglesia, pues tiene que ver con ayudar a las familias que desean esta unión eterna en ordenanzas tales como el bautismo vicario, la investidura y el matrimonio celestial. Los obreros de ordenanza ayudan a las personas conduciendo sesiones de investidura y ayudando a las personas en la realización de las ordenanzas, de una manera semejante a como lo hacía el sacerdocio aarónico y levítico en la antigüedad, pero con la autoridad mayor del sacerdocio de Melquisedec que se describe en el libro de Hebreos, de la Biblia.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here