A Mick Hagen le hizo falta inteligencia para entrar en Princeton, pero le hizo falta aun más inteligencia para dejar la universidad e iniciar un nuevo y exitoso negocio. Más en http://www.mormon.org/spa/mick