Una mujer SUD de Invercargill, Claire Louise Gilbert, ha encontrado una manera creativa de ayudar a los necesitados en su comunidad.

Recientemente, las palabras de un himno de los Santos de los Últimos Días , “Porque me has dado mucho, yo también daré”, inspiraron una idea en Claire.

“Has sido bendecida Claire, ahora da”, fue el pensamiento que la motivó a la acción.

Claire fue a una tienda en Invercargill y compró una nevera averiada. Se la llevó a casa y, con la ayuda de sus hijos, la pintó con colores brillantes, escrituras y mensajes positivos.

La nevera de Invercargill  

La familia comenzó a llenar el refrigerador con pan de sobra y otros productos horneados que serían desperdiciados si no se los consumía.

“Si veo artículos de oferta en la tienda, los compro para la nevera”, dijo Claire.

La nevera que da ha disfrutado de mucho éxito. No solo las personas toman del excedente, sino que también lo hacen en el refrigerador.

Hay muchos que no pueden hacer mucho, pero todas las pequeñas donaciones se suman a una nevera surtida.

“Tenemos montones de personas pasando cada día”, dijo Claire. “Me sorprendió que nadie vaciara la nevera, sino que simplemente tomó lo que necesitaban para una comida y dejó el resto para que otros lo disfruten”.

Un refrigerador viejo, pintura brillante, palabras alentadoras y un corazón dispuesto era todo lo que se necesitaba para marcar una gran diferencia.

“El excedente está en todas partes: nuestros hermanos y hermanas en nuestras comunidades necesitan nuestra ayuda y apoyo”.

Claire animó a todos a: “Encontrar una manera de dar”.

Los mormones creen que al servir a los demás, nuestras propias cargas pueden ser más ligeras.


Fuente: http://www.mormonnewsroom.org.nz/article/the-giving-fridge-of-invercargill