“…todo lo relacionado con el sacrificio mosaico estaba centrado en Cristo. Al igual que Él, el sacerdote actuaba como mediador entre el pueblo y su Dios. Al igual que Cristo, el sacerdote debía tener el parentesco apropiado para poder oficiar, y el oferente, por medio de la obediencia, debía estar dispuesto a sacrificar lo que le requería la ley.”

Bibliografía

  • Ballard, M. Russell, La ley de sacrificio. Liahona, marzo de 2002, 17.