"No hace mucho, por ejemplo, se me asignó presidir una conferencia regional en La Paz, Bolivia. Algunos miembros procedían de ciudades pequeñas y de pueblos remotos, demostrando gran sacrificio y dedicación para asistir a las reuniones. Antes de la sesión de capacitación de líderes del sacerdocio, saludé a los hermanos según iban llegando y me di cuenta de que la camisa de un hermano mayor era de color diferente desde la mitad del pecho para abajo; la parte superior era blanca, mientras que la inferior era de un rojo parduzco. Él y tres de sus compañeros, todos poseedores del Sacerdocio de Melquisedec, habían viajado durante muchas horas, andando la mayor parte del camino, vadeando dos ríos donde el agua roja parda les había llegado hasta el pecho. Pudieron subirse a la parte posterior de un camión que pasaba por donde iban, y así viajaron las dos últimas horas de su trayecto.

Su sacrificio y actitud me hicieron sentir tremendamente humilde. Uno de esos fieles hombres me dijo: “Élder Ballard, usted es uno de los apóstoles del Señor. Mis hermanos y yo haríamos cualquier cosa a fin de que usted nos enseñe”.

"¿Tenemos una actitud similar cuando se nos pide asistir a las reuniones de liderazgo de estaca, barrio, rama o distrito?"

Bibliografía

 

2 COMENTARIOS

  1. Gracias Elder Ballard gran enseñanza de amor a la Obra de estos Hnos Bolivianos, un gran ejemplo para todos a veces 10 minutos en transporte parece carga y excusas para no asistir a una capacitación, me a hecho acordar de su capacitación y gran enseñanza cuando un Hno llego tarde a abrir la puerta de la Capilla donde Ud daría una capacitación y todos fuera parados esperando que llegue y abra la puerta, yo pensé una fuerte reprimenda le dará, pero el Hno con la llave llegó y ud lo abrazo fuerte y dijo no paso nada, y el sólo hacía llorar y pedirle disculpas, gracias

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.