El Hijo de Dios declara que la blasfemia en contra del Espíritu Santo no será perdonada, y que una casa dividida contra sí misma, cae. Lucas 11:14-26; Mateo 12: 31-42