madre aconsejando a su hija
El élder Dale G. Renlund ejemplificó la forma en que un cambio de enfoque puede modificar toda nuestra perspectiva sobre lo que parece una injusticia.

Otro ejemplo de injusticia proviene de una situación que afrontó mi esposa Ruth cuando era niña. Un día, Ruth se enteró de que su madre llevaría a una hermana menor, Merla, a comprar zapatos nuevos. Ruth se quejó: “¡Mamá, es muy injusto! Fue Merla quien recibió el último par de zapatos nuevos”.

La madre preguntó: “Ruth, ¿te quedan bien tus zapatos?”.

Ruth respondió: “Pues, sí”.

Entonces la madre dijo: “A Merla ya no le quedan los zapatos”.

Ruth estuvo de acuerdo en que cada hijo de la familia debería tener zapatos que le quedasen bien. Aunque a Ruth le hubiera gustado tener zapatos nuevos, su percepción de que la trataban injustamente se disipó cuando vio las circunstancias desde el punto de vista de su madre.

Fuente

Esta es una ilustración  tomada de 

Dale G. Renlund, «Las injusticias exasperantes», Conferencia General de abril de 2021

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *