Biblicomentarios

[wbcr_php_snippet id="121203"]

Características del libro de Job

Identifica las características del libro de Job: su organización, su autoría, las fechas relevantes y sus temas y estructura literaria.

Ambientado en la época de los patriarcas, el libro de Job narra la historia de un hombre que lo pierde todo -su riqueza, su familia y su salud- y se debate con la pregunta ¿por qué? El libro comienza con un debate celestial entre Dios y Satanás, pasa por tres ciclos de debates terrenales entre Job y sus amigos, y concluye con un dramático diagnóstico divino de los problemas de Job. Al final, Job reconoce la soberanía de Dios en su vida y recibe más de lo que tenía antes de sus pruebas.

Autenticidad del libro de Job

El nombre “Job” aparece en los textos antiguos del Cercano Oriente, identificando a un sabio legendario. Dado que no se da ninguna identificación genealógica de Job, algunos estudiosos creen que el autor está utilizando un personaje ficticio para hacer un punto teológico importante. Sin embargo, dado el patrón normal de la Biblia de basar la revelación en eventos históricos, tal idea es cuestionable.

El autor del libro de Job

El texto de Job no revela la identidad de su autor, pero el contenido del libro indica que su autor era un pensador profundo que trata algunos de los problemas más cruciales y difíciles de la existencia humana desde una perspectiva espiritual madura. El autor también era muy culto y estaba familiarizado con los motivos de la literatura sapiencial, la naturaleza y las culturas extranjeras.

La fecha de redacción del libro de Job

La datación de Job implica dos cuestiones: la fecha de ambientación del libro y la fecha de su composición. Aunque no es posible determinar la fecha exacta de los acontecimientos descritos, varios factores abogan por una fecha patriarcal (2000-1800 a.C.): la ausencia de referencias a la historia israelita o a la ley bíblica; la larga vida de Job, de más de 100 años (Job 42:16); el papel de Job como sacerdote de su familia, que estaba prohibido por la ley mosaica (Job 1:5); y la medición de la riqueza de Job en términos de ganado (Job 1:3).

Las sugerencias sobre la fecha de composición del libro van desde la época patriarcal hasta el período postexílico. La mayoría de los estudiosos sitúan el libro entre las épocas salomónica y exílica, y algunos puntos de contacto entre Job e Isaías sugieren que pueden haber sido escritos más o menos al mismo tiempo.

Temas y estructura literaria del libro de Job

El tema del libro de Job puede dividirse en tres partes:

  • el dilema de Job (Job 1-2),
  • los debates de Job (Job 3-37) y
  • la liberación de Job (Job 38-42).

Además, la estructura literaria del libro de Job es simétrica. Entre una serie de debates poéticos (Job 3:1-42:6), un prólogo en prosa (Job 1-2) presenta a Job, revela la confianza de Dios en él y relata las tragedias que lo redujeron económica, física y emocionalmente. El epílogo (Job 42:7-17) describe la restauración de Job, también en prosa, y equilibra el prólogo.

La pregunta básica del libro es: “¿Por qué sufren los justos si Dios es amoroso y todopoderoso?”. El sufrimiento en sí mismo no es el tema central; más bien, se centra en lo que Job aprende de su sufrimiento: la soberanía de Dios sobre toda la creación. El debate en los capítulos 3-37 del libro de Job se refiere a si Dios permitiría que los inocentes sufrieran. La respuesta de los tres amigos de Job -que hay una correlación directa entre la conducta justa y la salud/prosperidad- se muestra inadecuada. La afirmación de Elihú de que Dios puede utilizar el sufrimiento para purificar a los justos se acerca más a la realidad, pero sigue siendo incompleta. Por último, la conversación directa entre Dios y Job muestra que Dios es soberano y digno de adoración en todo lo que decida hacer. Job debe aprender a confiar en la bondad y el poder de Dios, incluso en la adversidad, ampliando su concepto de Dios.

Job reconoce a un Redentor (Job 19:25-27) y clama por un Mediador (Job 9:33; Job 25:4; Job 33:23). El libro plantea problemas e interrogantes que se responden perfectamente en Jesucristo, que se identifica con nuestros sufrimientos (Hebreos 4:15). Cristo es la vida, el Redentor, el Mediador y el Abogado del creyente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.