Características del libro de Proverbios

Identifica las características del libro de Proverbios: su organización, su autoría, las fechas relevantes y sus temas y estructura literaria.

El libro de Proverbios proporciona las instrucciones detalladas de Dios para que su pueblo se enfrente con éxito a los asuntos prácticos de la vida cotidiana: cómo relacionarse con Dios, los padres, los hijos, los vecinos y el gobierno. Salomón, el autor principal, utiliza una combinación de poesía, parábolas, preguntas concisas, relatos breves y sabias máximas para ofrecer, de forma sorprendentemente memorable, el sentido común y la perspectiva divina necesarios para manejar los desafíos de la vida.

Dado que Salomón, el prototipo del hombre sabio de Israel, fue el principal colaborador, el título hebreo del libro es Mishle Shelomoh (“Parábolas de Salomón”). El título en inglés del libro se deriva del Liber Proverbiorum latino, o “Libro de los Proverbios”.

El autor del libro de Proverbios

El nombre de Salomón aparece al principio de las tres secciones que él escribió: capítulos 1-9; 10:1-22:16; capítulos 25-29. Según 1 Reyes 4:32, Salomón redactó tres mil proverbios, de los cuales unos 800 están incluidos en Proverbios. Es probable que Salomón también recopilara y editara proverbios distintos a los suyos (Eclesiastés 12:9).

Proverbios 22:17-24:34 consiste en “las palabras de los sabios” (Proverbios 22:17; Proverbios 24:23). Algunos de estos dichos son bastante similares a los que se encuentran en La sabiduría de Amenemope, un documento de enseñanzas sobre la administración pública de un egipcio que probablemente vivió entre el 1000 y el 600 a.C. Es posible que las tradiciones de sabiduría egipcias tomaran prestados ciertos aforismos de la literatura hebrea. Además, los Proverbios incluyen oráculos de personajes desconocidos llamados Agur el hijo de Jakeh (Proverbios 30:1) y el rey Lemuel (Proverbios 31:1).

La fecha de redacción del libro de Proverbios

Los proverbios de Salomón fueron escritos antes del año 931 a.C., y sus proverbios de los capítulos 25-29 fueron recogidos por Ezequías unos 230 años después. Por lo tanto, algunas partes del libro se completaron no antes del reinado de Ezequías y una fecha razonable para su finalización es en algún momento del siglo V a.C.

Este tipo de literatura sapiencial no era exclusiva de Israel, y se encuentra en otros países del antiguo Oriente Próximo. En Egipto, se pueden encontrar ejemplos escritos ya en el 2700 a.C. Aunque el estilo era similar a la literatura sapiencial de Israel, los proverbios y dichos de estos países diferían de los de Israel en cuanto al contenido porque carecían del carácter de las normas justas del Señor.

Temas y estructura literaria del libro de Proverbios

Estructura básica del libro de Proverbios

El libro de los Proverbios puede dividirse en seis segmentos:

  1. El propósito de los Proverbios (Proverbios 1:1-7),
  2. Los proverbios a los jóvenes (Proverbios 1:8-9:18),
  3. Los proverbios de Salomón (Proverbios 10:1-24:34),
  4. Los proverbios de Salomón copiados por los hombres de Ezequías (Proverbios 25:1-29:27),
  5. Las palabras de Agur (Proverbios 30:1-33) y
  6. Las palabras del rey Lemuel (Proverbios 31:1-31).

La sabiduría en el libro de Proverbios

El libro de Proverbios es uno de los pocos libros de la Biblia que explica claramente su propósito: impartir discernimiento moral y discreción (Proverbios 1:3-5), y desarrollar la claridad mental y la percepción (Proverbios 1:2, 6). La “sabiduría” de la que habla Proverbios es literalmente “habilidad” para vivir. La sabiduría es mucho más que astucia o inteligencia. En cambio, se relaciona con la rectitud práctica y la perspicacia moral. El libro de Proverbios trata de la habilidad más fundamental de todas: la rectitud práctica ante Dios en todos los ámbitos de la vida.

La familia en el libro de Proverbios

Típico de los proverbios del antiguo Cercano Oriente, muchos proverbios parecen haber surgido en el contexto del hogar. El término “hijo” aparece en cuarenta y cuatro versos del libro de Proverbios, “padre” en quince y “madre” en once. Se exhorta a los esposos a unirse con alegría. A ambos padres se les indica que compartan la formación de los hijos y que los eduquen en la fe. Los pecados que atentan contra el orden del hogar se exponen sin tapujos.

Contraste entre la sabiduría y la necedad

Muchos proverbios presentan un contraste entre la sabiduría y la necedad. La sabiduría es preferible a la necedad por su origen divino y sus ricos beneficios. Hay distintas clases de necios, desde los ingenuos y poco comprometidos hasta los burlones que desprecian con arrogancia el camino de Dios. El necio no es deficiente mentalmente, sino que se cree autosuficiente y ordena la vida como si no existiera Dios.

La sabiduría personificada

En el capítulo 8 de Proverbios, la sabiduría se personifica y se ve en su perfección. Es divina (Proverbios 8:22-31), es la fuente de la vida biológica y espiritual (Proverbios 8:35-36), es justa y moral (Proverbios 8:8-9), y está disponible para todos los que la reciban (Proverbios 8:1-6, Proverbios 32-35). Esta sabiduría se encarnó en Jesucristo “en quien están escondidos todos los tesoros de la sabiduría y del conocimiento” (Colosenses 2:3; compárese con 1 Corintios 1:30).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *