Ezequiel

Ezequiel fue llevado cautivo a un punto cercano a Babilonia cuando Nabucodonosor conquistó Judá en el año 597 a.C., y profetizó «entre los cautivos junto al río de Chebar». El libro de Ezequiel puede concebirse en tres partes: 1. La insatisfacción de Dios con el reino de Judá, capítulos 1-24. II. Ayes pronunciados sobre las naciones vecinas, capítulos 25-32. III. Profecías de un retorno de los exiliados y un futuro glorioso, capítulos 33-48. Para la conexión histórica, véase 2 Reyes 23-25.