Los siguientes consejos harán más ameno y aprovechable tu estudio de la Biblia y te levantarás más edificado con cada sesión.

Familiarízate con los personajes de la Biblia

Conocer a la gente de la Biblia es algo grandioso. Píde a tus líderes o maestros que te compartan una lista de personas sobre las que leer y luego toma tu Biblia y búscalas. Pronto sabrás algo sobre Abraham, Isaac, Jacob, Esaú, Moisés, Aarón, Miriam, Josué, Samuel, Elí, David, Saúl, Jonatán, Salomón, Jonás, Daniel y los tres hijos de Israel que entraron en el horno de fuego. . Todas estas personas están en el Antiguo Testamento.

En el Nuevo Testamento aprenderás sobre José, María, Juan el Bautista, Herodes, Nicodemo, Pedro, Judas y, lo mejor de todo, leerás la vida de Jesús y cómo vino a la tierra para realizar la expiación a fin de lograr la inmortalidad para todos los hombres y extenderte la oportunidad de la vida eterna. También aprenderás sobre el gran apóstol Pablo y la forma en que proclamó a todos los hombres cómo podían llegar a ser hijos de Dios.

Cuando leas acerca de estos hombres y mujeres de la Biblia, trata de inventar en tu mente una pequeña historia sobre ellos que contenga todos los puntos principales que has leído. De esta forma retendrás el conocimiento adquirido y llegarás realmente a familiarizarte con cada uno de ellos.

Familiarízate on as grandes historias de la Biblia

Estas historias son realmente maravillosas, porque cada una de ellas contiene una gran lección. Cada una te ayudará más adelante, cuando emprendas un estudio cada vez más amplio de la Biblia.

Tomemos, por ejemplo, la historia de David y Jonatán. Esta te mostrará lo maravillosa que es la verdadera amistad. Tomemos también la historia de la fiesta de Belsasar. Esa demuestra el peligro y el castigo del pecado.

En el Nuevo Testamento, busca los pasajes que hablan de la infancia de Jesucristo, cómo es que sus padres terrenales se vieron obligados a huir con él de Palestina a Egipto para escapar de los hombres que Herodes había enviado para asesinarlo, y cómo más tarde regresó. Busca también la historia del primer milagro de Jesucristo y trata de entender por tí mismo la hermosa y amable razón por la que Jesús lo realizó.

Busca también el Sermón del Monte y lea las cosas importantes que Jesús dijo en él. A continuación, busca la historia de Jesús subiendo a Jerusalén por última vez y diciendo a sus discípulos que iba a ser crucificado, y cómo es que Judas Iscariote vendió a su Maestro a la muerte.

Esto te llevará a la historia de cómo murió Jesús, cómo su madre lloró por él y cómo se vigiló la tumba donde fue colocado, cómo se descubrió que había resucitado de entre los muertos y cómo se apareció a sus asombrados discípulos.

Entonces puedes volverte a la vida del apóstol Pablo de Tarso. Aquí descubrirás qué gran hombre fue este Pablo, cómo persiguió a los cristianos y, sin embargo, fue llamado por Dios para salir al mundo y difundir el Evangelio, cómo se dio cuenta del gran mal que había cometido, cómo obedeció a Dios y cómo Dios lo convirtió en una de las personas más notables de la Biblia.

Estas son solo algunas de las maravillosas historias que leerás en este libro sagrado de Dios.
Trata siempre de que todo sea exacto. No leas dos historias a la vez. Termina una antes de comenzar otra. Trata de encontrar en cada historia la lección particular que enseña, porque no hay historia en la Biblia que no enseñe una lección. Aprende a deletrear todos los nombres que encuentres, incluso si tienes que sentarte y escribir un nombre dos o tres veces para que quede grabado en tu memoria.

Otra buena forma de obtener información sobre la Biblia es hacerle preguntas a tus maestros y líderes de la Iglesia. Si aparece algo en una lección o en lo que has estado leyendo que no entiendes del todo, pregúntale a tus maestros al respecto.

Haz de Jesucristo el objetivo de tu estudio

Jesucristo debe ser el objetivo de tu estudio. Por ejemplo, una cosa buena para estudiar es la lista de milagros realizados por Jesús. Cada uno tiene su historia y su moraleja particular. Lee también las parábolas de Jesús y estúdialas. Jesús contó las parábolas con el propósito de enseñar una lección y las enseñó tanto para las personas que lo escucharon como para ti.

Una cosa grandiosa e importante que nunca debes olvidar al leer y estudiar la Biblia es aprender todo lo que puedas acerca de Jesucristo. Si no aprendes esto, todo tu estudio de la Biblia y de las escrituras no tendrá mucho valor. Debes comprender que Jesús habló como habló y actuó como actuó con un propósito maravilloso. Él ha prometido que todos los que creen en él y obedecen las leyes y ordenanzas de su evangelio tendrán la vida eterna.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *