Escrituras que demuestran las consecuencias del orgullo

El presidente Ezra Taft Benson proporcionó esta lista de valiosos ejemplos de las escrituras que demuestran las consecuencias del orgullo.

Las Escrituras están repletas de evidencias de las graves consecuencias que trae el pecado del orgullo al hombre individualmente o en grupos, a las ciudades y las naciones. ”Antes del quebrantamiento es [el orgullo]” (Proverbios 16:18). Eso fue lo que destruyó a la nación nefita y a la ciudad de Sodoma (Moroni 8:27; Ezequiel 16:49-50).

Por el orgullo Cristo fue crucificado. Los fariseos estaban irritados porque Jesús proclamaba ser cl Hijo de Dios, lo cual ponía en peligro la posición de ellos, y por eso tramaron su muerte (Juan 11:53).

Saúl se convirtió en enemigo de David por causa del orgullo. Estaba celoso porque la multitud de las mujeres de Israel cantaban diciendo: ”Saúl hirió a sus miles, y David a sus diez miles” (1 Samuel 18:6-8).

Los orgullosos temen mas al juicio de los hombres que al juicio de Dios (Doctrina y Convenios 3:6-7; Doctrina y Convenios 30:1-2; Doctrina y Convenios 60:2). La idea ”Que pensaran los demás” pesa mas para ellos que la de “Que pensara Dios de mí”.

El rey Noé estaba a punto de liberar al profeta Abinadí, pero sus malvados sacerdotes apelaron a su orgullo y esto envió a Abinadí a la hoguera (Mosíah 17:11-12). Herodes se entristeció ante la exigencia de su esposa de que le cortara la cabeza a Juan el Bautista; pero su orgulloso deseo de quedar bien ante los ojos “de los que estaban con él a la mesa” le hizo mandar matar a Juan (Mateo 14:9; Marcos 6:26).

Ezra Taft Benson, «Cuidaos del orgullo», Conferencia General de abril de 1989

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *