El término “estrellas”, en las escrituras, se refiere casi siempre a los astros brillantes en los cielos. Sin embargo, tiene también una connotación simbólica que es apropiado reconocer para identificarla durante nuestro estudio. El símbolo de “las estrellas de Dios” es ampliamente utilizado en las escrituras, siempre haciendo referencia a los hijos de Dios.

El símbolo de las estrellas de Dios como referencia al hombre

La siguiente relación permite observar la consistencia de este símbolo en las escrituras:

  • A Abraham se le promete que su descendencia sería como “las estrellas del cielo”, es decir, sus hijos son comparados con las estrellas (Génesis 15:5; Génesis 22:17;Génesis 26:4; Exodo 32:13; DyC 132:30)
  • En los sueños de José, sus hermanos son comparados con estrellas (Génesis 37:9).
  • Los hijos de Israel son comparados, en su multiplicidad, con estrellas (Deuteronomio 1:10; Deuteronomio 10:22; Deuteronomio 28:62; 1 Crónicas 27:23; Nehemías 9:23; Hebreos 11:12). Nahúm usa este mismo símbolo de multiplicidad para otros pueblos (Nahúm 3:16).
  • En Jueces 5:20, los ejércitos combatientes contra Sísara son comparados con estrellas.
  • En el diálogo de Dios con Job, los hijos de Dios son denominados “las estrellas del alba” (Job 38:7)
  • En Salmos 147 se describe el amor de Dios por sus hijos al compararles con las estrellas (Salmos 147:4). Así mismo, en Salmos 148, el salmista solicita a todas las estrellas de luz que alaben a Dios (Salmos 148:3).
  • Daniel expresa que los entendidos “resplandecerán como el resplandor del firmamento… como las estrellas por toda la eternidad” (Daniel 12:3)
  • En el Nuevo Testamento, Pablo de Tarso utiliza el símbolo de las estrellas para referirse a la gloria telestial (1 Corintios 15:41; ver también DyC 76:81, DyC 76:98, DyC 76:109).
  • Judas habla de los apóstatas como “estrellas errantes” (Judas 1:13)
  • En Apocalipsis, los siete ángeles (líderes de la Iglesia) son comparados por Jesucristo con siete estrellas (ver Apocalipsis 1:16, comparar con Apocalipsis 1:20; ver también Apocalipsis 2:1 y Apocalipsis 3:1).
  • En Apocalipsis 12:1, los doce apóstoles que presiden sobre la Iglesia son comparados con doce estrellas (Apocalipsis 12:1).
  • En la misma visión, los ángeles que siguieron a Satanás en su rebelión son descritos como “la tercera parte de las estrellas del cielo” (Apocalipsis 12:4).
  • En la primera visión de Lehi, se dice de los doce apóstoles que “su brillo excedía al de las estrellas en el firmamento” (1 Nefi 1:10)
  • Las “estrellas del alba” son mencionadas en DyC 128:23 en conjunción con “los hijos de Dios”.

Conclusión

Cuando no se utiliza la palabra “estrellas” como una referencia astronómica, hallamos de forma consistente que las escrituras utilizan el término para referirse al hombre. En este sentido, el símbolo se utiliza tanto por la brillantez de las estrellas como por su multiplicidad.

  • La multiplicidad de las estrellas suele utilizarse para indicar el asombroso número de los descendientes de Abraham (parte de las promesas del convenio de Abraham), el número de los hijos de Israel o de un ejército poderoso.
  • La brillantez de las estrellas se utiliza para indicar la gloria de los hijos de Dios. En 1 Corintios 15 y en DyC 76, las estrellas son símbolo de la gloria telestial, tanto por su resplandor, comparado a otros astros más poderosos, como por su número.

Existe un número de pasajes en donde las estrellas se refieren a personajes particulares. En algunos pasajes designa a los siervos de Dios (como en 1 Nefi 1, donde señala a los apóstoles o en Apocalipsis 1-3, donde se refiere a otros líderes de la Iglesia). En Isaías 14:12, Satanás es comparado con un lucero (Lucifer). En otros pasajes de las escrituras, es Jesucristo quien es comparado con el lucero Venus, la estrella resplandeciente de la mañana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *