Biblicomentarios

La gestión del proyecto de la Creación

El proceso que siguió Dios durante la Creación de la tierra tiene mucho en común con la gestión de proyectos moderna y es un poderoso ejemplo para nosotros.

Durante todo Génesis 1, que es el capítulo en la Biblia que describe la creación de la tierra, y en los relatos paralelos de Moisés 2 y Abraham 4, podemos observar un patrón que nos permite vislumbrar el proceso que Dios siguió para realizar la creación. Conforme comprendemos este proceso podemos apreciar la organización de Dios, la cual sirve como ejemplo y modelo para la nuestra.

Dividir un elefante en rebanadas

Primero que nada, observamos que Dios consideró a la creación como un gran proyecto. En los grandes proyectos no se realizan todas las tareas de una sola vez, sino que se dividen en fases. Dios dividió el proyecto de la creación en seis días, de manera que cada “liberación” tuviese un resultado útil y específico. Es más, ordenó estos seis días de acuerdo a una secuencia, de manera que el resultado de un día sirviera como base para el siguiente. Esa es una manera muy inteligente para organizar un gran proyecto, dividirlo en una secuencia de proyectos pequeños.

El procedimiento administrativo de la creación

Los mandamientos de la Creación se describen por expresiones pares, o sea, por pares de versículos. En el primer versículo de la pareja se da el mandamiento; en el segundo, se asegura su cumplimiento.

La gestión del proyecto de la Creación - (Génesis 1): El proceso que siguió Dios durante la Creación de la tierra tiene mucho en común con la gestión de proyectos moderna y es un poderoso ejemplo para nosotros.

A manera de ejemplo veamos cuando Dios organizó la generación de la vida vegetal sobre la tierra.

  • En Génesis 1:11 se describe con mucho detalle la orden precisa y específica, el mandamiento de que la vida comience a generarse, y termina con las palabras “y fue así”.
  • Pero no se limita el relato a decirnos que la orden fue ejecutada, sino que, en el versículo 12, se nos describe además cómo es que fue ejecutada. La tierra comenzó a producir “hierba verde, hierba que da semilla según su naturaleza y árbol que daba fruto”. Y los árboles también comenzaron a dar semilla según su género.
  • Una vez que la orden comenzó a ejecutarse, Dios evaluó el cumplimiento y lo calificó, una vez más como bueno. Perfecto. Grandioso. Bien hecho.

Es un procedimiento sencillo que acompaña a cada etapa de la creación.

La gestión del proyecto de la Creación - (Génesis 1): El proceso que siguió Dios durante la Creación de la tierra tiene mucho en común con la gestión de proyectos moderna y es un poderoso ejemplo para nosotros.

Durante más 10 años, fui líder de proyectos en sistemas. Y mira, esta secuencia se parece mucho a las 5 fases de un proyecto, según se establece en la metodología PMI:

La gestión del proyecto de la Creación - (Génesis 1): El proceso que siguió Dios durante la Creación de la tierra tiene mucho en común con la gestión de proyectos moderna y es un poderoso ejemplo para nosotros.

El PMI que yo aprendí, sin duda, es sólo una extensión y aplicación a las empresas del proceso natural que la Biblia nos deja entrever desde el principio. Me parece a mí que la metodología enseñada por Dios en la Creación, puede utilizarse para la generación de todos nuestros proyectos, ya sean proyectos de enseñanza, proyectos de servicio o proyectos de vida.

Conclusión

Nosotros podemos aprender también de este proceso cómo es que Dios realiza las cosas, y cómo es que podemos realizarlas también nosotros. Como vemos, Dios no extiende mandamientos sin una planeación previa. Podemos imaginar a Dios en un consejo de planeación, tal y como se reseña en el libro de Abraham, y podemos imaginarnos también a nosotros en consejos de planeación, antes de dar mandamientos a nuestros hijos, a nuestro barrio, a nuestros hermanos. Y luego, como decía una hermana que conozco, “tarea no supervisada, no se hizo nada”. No sólo tenemos que asegurar la ejecución, sino también realizar la evaluación. Eso nos permitirá planear con mayor seguridad y certeza la próxima vez, con mejores datos.

Dios dividió la gran tarea de la Creación en seis días, no intentó hacerlo todo de una vez. Y evaluó la labor de cada día. Qué bellísimo modelo de administración. ¿No te parece?


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.