Libro de Abdías

En este artículo se hace una explicación sobre el contexto y contenido del libro de Abdías, el más corto de los libros del Antiguo Testamento.

El libro de Abdías es el cuarto de los libros de los profetas menores y el más corto de los libros del Antiguo Testamento. En este artículo se describe su contexto y su estructura, y se explica su mensaje y contenido.

El autor del libro de Abdías

El autor del libro de Abdías es, precisamente, el profeta Abdías, personaje del Antiguo Testamento del que conocemos muy poco. De hecho, todo lo que podemos saber de él está contenido en el libro mismo. El nombre de Abdías era un nombre muy común que significa “el siervo de Jehová”. Hay trece personajes con ese nombre en el Antiguo Testamento.

Qué es el libro de Abdías

El libro de Abdías es el cuarto de la colección de los profetas menores. Contiene un solo capítulo y con sus 21 versículos es, además, el libro más corto del Antiguo Testamento. La Guía para el Estudio de las Escrituras reseña de esta manera su identidad y su objetivo:

Libro del Antiguo Testamento que contiene un solo capítulo, en el cual Abdías escribió sobre la caída de Edom y profetizó que subirían salvadores al monte de Sion. («Guía para el Estudio de las Escrituras», por La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días)

En el libro de Abdías Jesucristo se haya representado como el Salvador en el monte de Sión que llama, además, a otros salvadores para apoyar en el recogimiento de Israel. El libro tiene, pues, un carácter doble:

  1. Profetizar sobre la inminente caída de Edom
  2. Describir el llamamiento de salvadores en el monte de Sión tanto para su tiempo como para el recogimiento de Israel en los últimos días.

La fecha de redacción del libro de Abdías

A pesar de su brevedad, el libro presenta algunas dificultades. La mayoría de ellas derivan de que desconocemos la datación precisa del libro, en qué fechas fue escrito. Existen dos posibilidades:

«El libro fue probablemente compuesto poco después de la destrucción del Templo y antes de la destrucción de Edom en el siglo V a.C. (cf. Mal. 1:2-4). Una fecha de composición en el siglo VI o V a.C. también encaja con la amplia familiaridad del autor con los motivos proféticos.» («Harper’s Bible Dictionary», por Achtemeier, Paul J., Traducción libre)

Estas dos posibilidades podrían resumirse de la siguiente manera: o poco antes del exilio o algo después de él.

Dado que el libro no indica explícitamente su fecha, se han propuesto varios periodos de tiempo basados en los datos del libro. Las fechas oscilan entre el preexilio temprano (hacia el 848-41 a.C.) y el postexilio (hacia el 312 a.C.; Lipinski, «Abdías 20», 369-70; Niehas, «Abdías», 497). Dos posibilidades importantes son:

1. La destrucción de Jerusalén (ca. 586 a.C.)

2. El reinado de Joram (ca. 848-41 a.C.) («Obadiah, book of», Lexham Bible Dictionary, Traducción libre)

Sin embargo, ambas teorías tienen su pro y su contra, y no existe todavía un acuerdo entre los estudiosos que pueda resultar en una fecha definitiva. De esta determinación dependen otros problemas. El saber, por ejemplo, si Abdías fue citado en Jeremías 49 o si, por el contrario, Abdías citó a Jeremías, dadas las similitudes entre ambos pasajes de las escrituras.

Estructura del libro de Abdías

Se han elaborado distintas propuestas para definir la estructura del libro de Abdías. La más simple quizás, resume su contenido en sólo tres secciones:

«El libro tiene tres secciones:

      I.      La inevitable destrucción de Edom (1-9)

      II.      Las malas acciones perpetradas por Edom contra Israel (10-14)

      III.      La futura restauración de Israel (15-21).» («Harper’s Bible Dictionary», por Achtemeier, Paul J., Traducción libre)

Esta última sección, los versículos del 15 al 21, es la que señala hacia el recogimiento de Israel en los últimos días, con el llamamiento de salvadores sobre el monte de Sión.

Antecedentes a la lectura del libro de Abdías

Para comprender el libro de Abdías es necesario estar familiarizado con la relación entre Esaú y Jacob, la cual se describe primeramente en el libro de Génesis. Esaú y Jacob fueron dos hermanos, nietos del patriarca Abraham, que tuvieron una relación problemática. Su genealogía podría describirse de la siguiente manera:

La genealogía de Esaú y Jacob.
La genealogía de Esaú y Jacob.

Ambos son también conocidos por otros nombres. Esaú es también conocido por el sobrenombre de Edom, en tanto que Jacob fue conocido por el sobrenombre de Israel. Y ambos fueron padres de naciones que llevaron estos nombres: la nación de Edom y la nación de Israel.

Debido a su desobediencia a los convenios de Dios, el reino de Israel se vio finalmente dividida en dos reinos: el reino de Efraín o reino de Israel, en el norte, y el reino de Judá, en el sur. De manera que el diagrama anterior puede extenderse de la siguiente forma:

Esaú y Jacob fueron los fundadores de dos grandes naciones. Naciones que surgieron de Esaú y Jacob.
Naciones que surgieron de Esaú y de Jacob.

En el libro de Abdías se hace referencia a la problemática entre la nación de Edom y el reino de Judá, tomando como metáfora los conflictos que existieron antes entre los hermanos Esaú y Jacob. Hay que tomar en cuenta que, para la fecha en que fue escrito el libro, el reino de Efraín ya no existía y solo quedaba el reino sobreviviente de Judá.

El detonador del libro de Abdías

Recordemos que el libro de Abdías fue escrito poco antes o poco después del exilio del Reino de Judá en Babilonia. En el libro se hace referencia a la captura y destrucción del reino de Judá por los invasores babilónicos, momento de debilidad que fue aprovechado por el reino de Edom para sacar ventaja, generando un resentimiento que duró hasta después del exilio.

«La composición de este libro estuvo probablemente motivada por la participación de Edom en el saqueo de Jerusalén en 587/6. La participación de Edom no se relata en los libros históricos bíblicos, pero se insinúa en Lamentaciones 4:21-22 y en el Salmo 137:7, y es explícita en el [apócrifo] extrabíblico 1 Esdras 4:45. La participación de Edom en esta destrucción fue particularmente resentida porque Israel sentía una relación de parentesco con Edom, considerándolos hermanos (Gn. 25:24-26).» («Harper’s Bible Dictionary», por Achtemeier, Paul J., Traducción libre)

De manera que el libro de Abdías es la respuesta de Dios sobre esta mala acción de los edomitas, describiéndola como una traición hacia la confianza del pueblo escogido de Dios, representado en Judá. El diccionario ilustrado de Holman explica de esta forma la descripción que vemos en las dos primeras partes del libro de Abdías:

«Su sección central, los versículos 10-14, trata de la caída de Jerusalén en manos de los babilonios en 586 a.C., concentrándose en el papel que desempeñaron los edomitas en ese trágico acontecimiento. Edom era un estado al sureste de Judá. A pesar de los lazos del tratado («hermano», v. 10) los edomitas, junto con otros, no habían acudido en ayuda de Judá e incluso habían ayudado a Babilonia saqueando Jerusalén y entregando refugiados. Además, los edomitas llenaron el vacío causado por el exilio de Judá desplazándose hacia el oeste y anexionando el Néguev al sur de Judá e incluso su territorio meridional (cp. v. 19).

«Judá reaccionó con un fuerte sentimiento de agravio. El oráculo de Abdías respondía a una apasionada oración de lamento subyacente, como los salmos 74; 79; o 137, en la que Judá apelaba a Dios para que actuara como Juez providencial y Salvador para enderezar la situación.» (Leslie C. Allen»Abdías», Holman’s Illustrated Bible Dictionary, Traducción libre)

El mensaje del libro de Abdías

El mensaje del libro de Abdías, sin embargo, no es únicamente para advertir sobre el resentimiento de Dios por la avaricia de Edom y el castigo subsecuente, sino que también se extiende con una profecía final sobre el recogimiento de Israel en los últimos días. Como muchos otros pasajes de las escrituras, las profecías de Abdías tienen un doble cumplimiento: uno para su propia época y otro para nuestros tiempos.

El juicio de Dios sobre Edom

Las dos primeras terceras partes tratan sobre el juicio de Dios sobre el reino de Edom.

La respuesta comienza con una fórmula profética que refuerza la idea del título de que Dios está detrás del mensaje. Los versículos 2-9 dan el veredicto divino. Dirigiéndose a Edom, Dios prometió derrotar a esos superhombres y derribar la capital de la montaña que reflejaba su altanería. Sus aliados los defraudarían, y ni su afamada sabiduría ni sus guerreros serían capaces de salvarlos. Esto parece anticipar con temor la infiltración de los nabateos desde el desierto oriental y su eventual toma de posesión del territorio tradicional de Edom. El final del versículo 1 parece ser un informe del profeta de que ya una coalición de grupos vecinos estaba planeando atacar a Edom.

El catálogo de crímenes de Edom (vv. 10-14) funciona como la acusación que justifica el veredicto de castigo de Dios. La repetición eleva el «día» al centro del escenario. El pensamiento subyacente es que Judá había sido víctima del «día de Yahveh» cuando Dios intervino en el juicio y había bebido la copa de la ira de Dios (vv. 15-16; cp. Lam. 1:12; 2:21). En la teología veterotestamentaria, el concepto del día del Señor abarca no sólo al pueblo de Dios, sino también a sus vecinos no menos malvados. Esta dimensión más amplia se refleja en los versículos 15-16 (cp. Lam. 1:21). La caída de Edom iba a desencadenar este acontecimiento escatológico en el que se restablecería el orden en un mundo desordenado. Luego vendría la reivindicación del pueblo de Dios, no por su propio bien, sino como testigos terrenales de su gloria; y así «el reino será de Jehová» (Abdías 21). (Leslie C. Allen»Abdías», Holman’s Illustrated Bible Dictionary, Traducción libre)

El llamamiento de salvadores en el monte de Sión

La última parte del libro de Abdías es una profecía de doble cumplimiento. Para los contemporáneos de Abdías se trata de un mensaje de esperanza, con el cual se resalta la comprensión, la restitución y la justicia de Dios para con el pueblo oprimido.

“Al igual que el libro del Apocalipsis, que proclama la caída del Imperio Romano perseguidor, el objetivo de Abdías es mantener la fe en el gobierno moral de Dios y la esperanza en el triunfo final de su justa voluntad. Lleva un mensaje pastoral a los corazones doloridos de que Dios está en el trono y cuida de los suyos”. (Leslie C. Allen»Abdías», Holman’s Illustrated Bible Dictionary, Traducción libre)

Para quienes vivimos en los últimos días, en los días de la restauración de todas las cosas, el mensaje de Abdías contiene símbolos significativos respecto al recogimiento de Israel. Entre otras cosas, se describe a La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días como el bastión alrededor del cual se realizará el recogimiento del pueblo de Dios.

17 Mas en el monte Sión habrá salvamento, y será santo, y la casa de Jacob recuperará sus posesiones.

(Antiguo Testamento, Abdías 1:17 • AT, p. 1453)

A partir de un recogimiento primeramente espiritual, Israel será restituido y recuperará las tierras de su herencia, lo que se derivará en el recogimiento físico de la casa de Israel.

19 Y los del sur poseerán el monte de Esaú y las llanuras de los filisteos; poseerán también los campos de Efraín y los campos de Samaria; y Benjamín poseerá Galaad.

 20 Y los cautivos de este ejército de los hijos de Israel poseerán lo de los cananeos hasta Sarepta; y los cautivos de Jerusalén que están en Sefarad poseerán las ciudades del sur.

(Antiguo Testamento, Abdías 1:19–20 • AT, p. 1454)

La palabra “juzgar” en el último versículo del libro es una palabra de cumplimiento doble que significa tanto la ejecución de un juicio como gobernar. En este versículo se expresa la constitución de Sión como el gobierno de Dios, el reino de Dios sobre la tierra.

21 Y subirán salvadores al  monte Sion para  juzgar al monte de Esaú; y el  reino será de Jehová.

(Antiguo Testamento, Abdías 1:21 • AT, p. 1454)

Bibliografía

1            «Guía para el Estudio de las Escrituras», por La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días.

2            «Harper’s Bible Dictionary», por Paul J. Achtemeier.

3            «Obadiah, book of», Lexham Bible Dictionary, publicado por Faithlife (ed.).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *