Los orgullosos hacen de toda persona su adversario

Recomendaciones

«Otro aspecto importante de este pecado tan prevaleciente es la enemistad hacia nuestros semejantes. Diariamente nos vemos tentados a elevarnos por encima de los demás y disminuirlos a ellos (Helamán 6:17; Doctrina y Convenios 58:41).

«Los orgullosos hacen de toda persona su adversario oponiendo a los demás su intelecto, opiniones, trabajos, posesiones, talento y otros valores mundanos. Según las palabras de C. S. Lewis: ”El orgullo no encuentra placer en poseer algo, sino en poseerlo en mayor cantidad que el vecino. . . Lo que nos enorgullece es la comparación, el placer de colocarnos por encima de los demás. Una vez que desaparece el elemento de competencia, el orgullo deja de existir.” (Mere Christianity, Nueva York: Macmillan, 1952, págs. 109-1 10.)

«En el concilio preterrenal, Lucifer presentó su propuesta en competencia con el plan del Padre, por el que Jesús abogaba (Moisés 4:13). Lucifer quería recibir honor por encima de todos los demás (2 Nefi 24:13). En resumen, su orgulloso deseo era destronar a Dios (Doctrina y Convenios 29:36; 76:28).»

Ezra Taft Benson, «Cuidaos del orgullo», Conferencia General de abril de 1989

Más artículos

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Ultimos artículos