Biblicomentarios

[wbcr_php_snippet id="121203"]

Niveles de autoridad en las citas de los Biblicomentarios

Conoce la clasificación de niveles de autoridad por tipos de autor que se usa para las citas que aparecen en los Biblicomentarios.

Bajo muchas de las citas de este sitio podrás encontrar que, junto a la debida atribución, se ha colocado también una etiqueta que dice “Tipo de autor”. Esta entrada tiene el propósito de aclararte que es lo que quiero decir con este recurso. Es sumamente sencillo.

La necesidad de atribuir las citas

Una de mis mayores preocupaciones es responder a la pregunta frecuente: “¿De dónde sacaste esto?”. Es muy común que ponga una cita, por ejemplo, en Facebook u otro sitio, y la gente ande preguntándome de dónde la saqué. Es frecuente que exprese un concepto del evangelio y encuentre siempre escépticos preguntándome de dónde salió esa idea.

Así que, desde hace ya muchos años, he tomado por costumbre documentarlo todo y retener lo bueno, parafraseando a Salomón. Es mucho más saludable colocar la referencia junto a cada pasaje de escrituras, junto a cada cita. Así que, nueva norma, muy valiosa para la enseñanza:

Documentadlo todo, retened lo bueno.

Esto tiene muchas ventajas, porque al ponerme a buscar la fuente puedo garantizar que estoy ofreciendo a mis lectores la cita original y no una copia de la copia de la copia que haya pasado por el proceso del teléfono descompuesto. Rin, rin.

La defensa contra las falsas atribuciones

También me protejo así de las falsas atribuciones. ¿Cuántas veces no has visto en las redes sociales una cita que supuestamente dijo Einstein o Mahatma Gandhi, para después venirte a enterar de que ellos nunca dijeron eso? Y, sin importar cuanta verdad tenga la cita, digo yo, ¿por qué darle valor a una cita que ya es de por sí valiosa por medio de una falsa atribución? ¿por qué proclamar la verdad por medio de la mentira? Y si esto sucede con un poeta o un científico famoso, imagínate la cantidad de “regalitos” que se les ha intentado colgar a las Autoridades Generales, ya sea para asignarles una opinión o para desacreditarles.

No, mejor así, prefiero validar los conceptos que aparecen en el sitio por medio de una que otra cita, y colocar junto a la cita su fuente y su autor. Eso sí, en los casos que la cita esté disponible sólo en el idioma inglés, hago por lo menos una traducción básica para que puedas conocerla. Pero ahí te dejo el libro por si deseas consultar la fuente original. En muchos casos, de hecho, he colocado también un enlace para que puedas adquirir el libro o conocer sobre su autor.

Pero volvamos al asunto que nos trajo a esta página. ¿Qué es eso del Tipo de Autor?

Bueno, es que para elaborar los Biblicomentarios he recurrido a una biblioteca muy grande de fuentes, tanto las oficiales de la Iglesia como las que no lo son, las que son proporcionadas por eruditos bíblicos, por historiadores, por escritores de los primeros siglos, etc. Y no he querido dar a todas el mismo valor.

El centro del conocimiento del evangelio

Ya he explicado antes, en el artículo sobre cómo expandir tu conocimiento del evangelio, mi idea de que el evangelio debe ser aprendido de adentro hacia afuera, en un esquema de círculos concéntricos, con las escrituras en el centro. Espero que lo que más estoy citando en este sitio sean las escrituras. Eso corresponde al primer nivel de autoridad en el sitio.

Las Escrituras son el centro del conocimiento del evangelio.

Después, hay un esquema de atribuciones de niveles de autoridad por tipos de autor que, para que sea fácil de percibir, he colocado como un número de estrellas. Empecemos con las cinco estrellas.

Las Autoridades Generales

En el nivel más alto de la escala están las Autoridades Generales, que tienen un nivel de autoridad de cinco estrellas. El material oficial de la Iglesia, que es el que se puede encontrar en la Biblioteca del Evangelio, recibe también la misma autoridad. Son las enseñanzas oficiales de la Iglesia.

Los líderes y eruditos de la Iglesia

Luego vienen las observaciones y comentarios de los otros líderes de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, así como las de los eruditos Santos de los Últimos Días. Estos últimos suelen ser investigadores y docentes de la Universidad Brigham Young, o de las organizaciones filiales. Es gente que ha dedicado su vida entera al estudio de los temas. Les damos a ellos, así como a los líderes de la Iglesia que no son Autoridades Generales, cuatro estrellitas.

La contribución de los autores evangélicos

A partir de allí las cosas empiezan a ser más universales. Es preciso tomar en cuenta a los autores de libros evangélicos y católicos, porque a la medida de su capacidad y hasta su mejor alcance han hecho una valiosa contribución al estudio del evangelio. Sin duda reconocemos el valor de los reformadores, como Calvino y Lutero. Le debemos nuestra traducción de la Biblia al español a dos de ellos, Casiodoro de Reina y Cipriano de Valera. Y luego de ellos ha aparecido un ejército de hombres pero, de todos ellos, se han seleccionado sólo algunas de las contribuciones más valiosas, que generalmente toman la forma de diccionarios y comentarios.

Muchos de estos son, de hecho, citados por las Autoridades Generales en forma frecuente. Por ejemplo, C. S. Lewis es un erudito evangélico citado con mucha frecuencia en las Conferencias Generales. Sus comentarios son siempre dignos de mención. El élder Talmage cita mucho, en sus notas a pie de página y en el apéndice de sus libros, a autores como Farrar y Edersheim, autores, cada uno, de bellísimas obras sobre la vida de Cristo. Los manuales de instituto citan con frecuencia a Jamiesson y Fausset, cuyas citas se corresponden mucho con el evangelio restaurado de Jesucristo. Y así por el estilo. A este tipo de autores se le ha distinguido con una autoridad de tres estrellitas, lo cual no quiere decir que no sea valioso su comentario, sino que es un producto del estudio, un poco más que de la revelación. Es una forma de darle peso a las citas de las Autoridades Generales, sin dejar de reconocer el valor de la contribución evangélica.

Los autores de los primeros siglos

En el mismo nivel estoy colocando a los autores de los primeros siglos. Estos autores son muy valiosos cuando queremos recuperar datos de la historia y aproximarnos, aunque sea un poco, a las creencias de la Iglesia Primitiva original. ¿Qué es lo que creían los primeros cristianos? ¿Qué evidencia tenemos de los primeros eventos de la era cristiana? Los autores que vivieron en los primeros siglos pueden ayudarnos a acercarnos a estas creencias.

Al estudiar a estos autores hay que tomar en cuenta, sin embargo, que vivieron en una era convulsa, en pleno surgimiento de la gran apostasía. No tenemos muchos escritos del primer siglo, que es el que más podría interesarnos. Esos escritos se perdieron cuando Tito devastó Jerusalén y en las persecuciones subsecuentes. Comenzamos a tener escritos en el segundo siglo, con una apostasía creciente que llegó a consolidarse en el siglo IV. Como muestra de la turbulencia de esa época están los numerosos escritos apologéticos “contra” los surgimientos de los diferentes brotes y movimientos apóstatas.

No obstante, también fue el tiempo de numerosas obras valiosas que procuraban rescatar para la posteridad las creencias de la Iglesia Primitiva. Entre las obras dignas de mención se encuentran, por ejemplo, las de Orígenes y las de Eusebio de Cesárea. Existen, de hecho, obras dignas de mención por lo menos hasta el siglo VII, en que se encuentran las obras de Francisco de Asís. Tomamos en cuenta a todos estos autores de valor histórico asignándoles un nivel de autoridad de tres estrellas, al igual que a los autores evangélicos. Sería ideal tener todavía un nivel de sub-estrellas, pero debemos optar por lo sencillo por ahora.

Los autores independientes (los indies)

En el penúltimo nivel de autoridad tenemos a los autores independientes, los llamados informalmente “los indies”. Tenemos en la Iglesia muchos de estos, y también los hay en otras iglesias, en el campo de la ciencia, de la investigación y de la historia. Muchos son especialistas en diferentes áreas, como en el campo médico, o en el de la lingüistica, etc. Algunos tienen numerosos libros, otros sólo uno o dos. Algunos han aparecido en las páginas de la revista Liahona, y un buen número de libros en Deseret Book son de este tipo de autoría. Es decir, que si tú quieres escribir y publicar tu libro eres bienvenido como autor independiente.

Decir “autor independiente” quiere decir que su obra no es (ni necesita ser) validada por la Iglesia, sino que está publicando por cuenta propia, expresando su propio aprendizaje y opinión, lo cual, frecuentemente se aclara en el libro mismo, por medio de una “renuncia” (disclaimer). Por lo tanto, tanto a los autores independientes de la Iglesia como a los de otras iglesias y campos y disciplinas les damos un nivel de autoridad de dos estrellas, no porque su opinión no sea valiosa, sino porque las demás estrellas ya están ocupadas. Pero su contribución también tiene lugar en este sitio.

El nivel de autoridad de una estrella

Por último, debemos de hablar de ese tipo de citas y obras de difícil atribución. Algunas que tienen un autor anónimo o desconocido. A estas, sin más, tendremos que asignarles una estrella, en espera de mayor información.

Conclusión

El sistema de atribuciones de niveles de autoridad por tipos de autor te ayudará a saber de un vistazo la autoridad que se está asignando a un autor o una obra dentro de los artículos de los Biblicomentarios. Es decir, podrás saber, a un simple golpe de vista, qué tan cerca o lejos se encuentra esa cita de la revelación o hasta qué punto es especulativa. Pensé que ese podía ser un buen punto para la acreditación de los autores, una milla extra para mí a la hora de clasificarlos, y un bono extra para ti al momento de aprender a distinguirlos.

Sin duda, el discernimiento de las fuentes podrá darte confianza y discernir entre los cuatro cajones del conocimiento, para colocar primero lo que es Imprescidible, y después lo que resulte complementario e Interesante. Por lo demás, puedes estar seguro de que realizo mi tarea en la validación de las fuentes y siempre tendrás la cita de primera mano, tomada directamente de la fuente original.

1 comentario en “Niveles de autoridad en las citas de los Biblicomentarios”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.